ORACIONES

Dentro de las comunicaciones que recibe Isabel es necesario hacer este pequeño apartado por su especial importancia. Por un sentido práctico también: el Señor nos está preparando para su Segunda Venida, que comporta un tiempo muy extenso en la Historia de la Salvación, y cuya preparación, lo que precede a la gran tribulación y la grandísima prueba de nuestra fe, requiere nuestro trabajo. Precisamente una de las tareas es la oración y, en particular, unas determinadas oraciones que hemos de añadir a nuestra regla de vida espiritual para participar en esta gran campaña a la que nos convoca el Señor.
El que así lo asume libremente participa en los trabajos y gozos que el Rey celestial reparte a los soldados que quieren enrolarse en su ejército para formar parte de su Reino. Es una estrategia básica para custodiar nuestra fidelidad y así no nos engañe el príncipe de este mundo, que está llamando a filas a los suyos. Y parece que le acompaña el éxito, porque hay muchos creyentes que se creen seguros en sí mismos, sin darse cuenta de que ya están en las listas del enemigo, y si no despiertan irán adquiriendo sus grados de iniciación servilmente.
Las oraciones que asumimos nos ayudan de forma especial a entrar en la familia de los amigos del Señor: aquellos que están pendientes de sus palabras. Mientras tanto, los enemigos van a tratar de arrebatarnos este tesoro, y hemos de ir tomando medidas para preservarlo en lo profundo del corazón, para que sea nuestra fuerza desde ahora.
El secreto de su eficacia reside en ser portadoras, en cierto modo, de la quintaesencia de los mensajes. Y además, el vínculo que nos remite a ellos, y el medio que nos tiene en contacto vivo con Quien los ha dictado. Nos deben, pues, acompañar a todas partes.

Sacerdote director espiritual de Isabel

ORACIONES

ACOMPAÑAMIENTO ESPIRITUAL A JESÚS EN UN SAGRARIO, ABANDONADO

“Oh Jesús mío, me uno a Ti en la soledad de Tu Sagrario y hago mío Tu Silencio y Tu Dolor por el abandono en el que te hemos dejado. Que yo sea Tu alegría y Tu compañía”

“Después rezar a Jesús Sacramentado”

Oración recibida por Isabel el 15 de abril de 2015

“NO PERMITÁIS QUE VUESTROS HERMANOS ME RECIBAN EN PECADO”

«Aparta, Señor, al pecador de la fila de la comunión hasta que haya recibido la absolución. Pues su grave pecado hiere a nuestro Redentor en Su Sagrado Corazón»
Padre nuestro…

Oración recibida por Isabel el 5 de septiembre de 2015

ORACIÓN PARA EL APOSTOLADO

“Aquí estoy, aquí vengo, Señor,
para cumplir tu misión,
que en Tu Amor me has confiado.
Que yo sea fiel reflejo de Tu Amor,
dejando que en mí seas Tú y no yo.
Ven Espíritu Santo, Ven Señor”.

Oración recibida por Isabel el 23 de noviembre de 2015

ORACIÓN A LA VIRGEN MARÍA EN EL MENSAJE 20

“María, Madre de Dios,
ruega por tus hijos y llévanos a Jesús”

ORACIÓN A LA VIRGEN MARÍA EN EL MENSAJE 26

“Olvidad el miedo y cuando el enemigo infernal os acose y os persiga decid:
Soy hijo de la Madre del Redentor. Ave María”

ORACIÓN PARA EL APOSTOLADO

«Bajad, bajad del cielo Ángeles de Dios y asistidnos en nuestra oración, en nuestra misión que llevamos a cabo por mandato de Dios»

Oración recibida por Isabel en la oración el 21 de noviembre de 2016 “Me ha venido en la oración esta tarde pensando en el apostolado, pensando en lo que El Señor nos dice en los mensajes: que invoquemos a los Ángeles y ellos nos ayudarán”

ORACIÓN SALMO 44(43), 24-27

Es necesario que todos nos unamos en oración perseverante. Es más que una súplica; es una llamada amorosa a Dios. Palabras que Isabel ha recibido del Señor. Son del Salmo 44(43), 24-27

Director espiritual de Isabel.

Despierta, Señor. ¿Por qué duermes?
Levántate; no nos deseches para siempre.
¿Por qué ocultas tu rostro?
¿Te olvidas de nuestra miseria
y de nuestra opresión?
Agobiada hasta el polvo está nuestra alma,
y nuestro cuerpo pegado a la tierra.
¡Levántate en nuestro auxilio,
líbranos por tu piedad!

Recibidas por Isabel el 24 de Enero de 2017

ORACIÓN PARA LAS TRES DE LA TARDE

«Oh Dios muéstrate propicio y danos Tu favor:
a todos los que te rogamos con fervor.
En la hora de Tu muerte: alcánzanos Tu Salvación.
Por los méritos de Tus Llagas: danos Tu perdón.
Por Tu Sangre derramada: danos Tu Amor y Tu perdón.
Por Tu Cruz ensangrentada de La Sangre del Cordero Redentor:
salva nuestras almas del enemigo de Dios.
Por las lágrimas de Tu Madre: alcánzanos La Redención.
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu de Amor. Amén»

Oración recibida por Isabel el miércoles 22 de febrero de 2017 “Estaba rezando a las tres de la tarde cuando empecé a escuchar esta oración, y enseguida me puse a escribir. Eran las tres de la tarde” (Visión miércoles 22.02.2017)

ORACIÓN RECIBIDA EN PENTECOSTÉS

«Ven Espíritu Santo, Ven, Señor,
y une nuestras almas en Tu Amor»

Estando Isabel con una persona le vino esta oración. Después se dio cuenta que, aunque fue interior y esta persona no pudo escuchar esta oración, fue tocada por ella.

Oración recibida  por Isabel el día 4 de junio 2017, día de Pentecostés.

ORACIÓN DE ADORACIÓN Y AMOR A JESUCRISTO, PARA ADORARLE DE DÍA Y DE NOCHE

«Te adoro, Señor, en todos los Sagrarios del mundo y en todos los lugares donde está Expuesto Tu Santísimo Cuerpo en la Custodia. Te adoro, Señor, en este momento de mi vida.»

(He ido a mi habitación y me he sentido movida a arrodillarme ante El Crucifijo en un profundo acto de Adoración a Cristo y ha venido a mi una oración llena de adoración y amor a Jesús.
Recibida el 24 de junio 2017.)

ORACIÓN AL ESPÍRITU SANTO

“VEN ESPÍRITU SANTO, VEN SEÑOR, E INFLAMA MI CORAZÓN EN TU AMOR

Después de un rato escuché en mi interior sobre esta oración: “Todos los que sean fieles en decir esta oración, recibirán el Don del Espíritu Santo”

Oración recibida por Isabel el 7 de octubre de 2017. “Al amanecer del día siete viví una inmensa necesidad y anhelo del Espíritu Santo. Después vino a mí esta oración y momentos después las palabras que la acompañan”. Para Gloria de Dios.

«BENDICE, SEÑOR, TU OBRA»

La bondad del Señor no tiene fin. Por si no fuera poco que nos comunique su amor y sabiduría en los Mensajes, quiere que se beneficie todo el mundo de esta dispensación de su Misericordia. Pero no basta con la difusión en extensión que han tenido, y que había sido anunciada, «Yo te daré Mi paz cuando seas enviada a proclamar Mis Mensajes en todo el mundo» (M 3,11); «Ella es pobre y débil, pero lleva mi Mensaje al mundo» (M 5,23). El Señor quiere mucho más, quiere que haya calado profundo y que sean muchos más los que crean en todos esos lugares cercanos o distantes a donde han llegado.
Lo sorprendente es que el Señor nos invita a tener una confianza plena en el poder divino. Él es poderoso para multiplicar los signos de su amor a través de la lectura y propagación de su Obra. Sólo nos invita a que le pidamos que obre de esta manera para que se vea cómo quiere revestir de Gloria la Obra de comunicarnos sus planes y su querer divino a través de los Mensajes. Si se lo pedimos empezaremos a ver los frutos de conversión. Ése es el mayor milagro que puede darse. Almas que vuelven al hogar o que descubren que tienen un Padre que les esperaba lleno de Amor, un Redentor que no cesa de pagar por nosotros para liberarnos del maligno, y un Santo Espíritu capaz de iluminar el mundo actualmente sumergido en tinieblas.

He aquí la sencilla oración que el Señor se ha dignado comunicar a su instrumento elegido para hacernos partícipes de su vida divina en el día 7 de febrero de 2018:

«Bendice, Señor, Tu Obra,
La que Tú nos has dado.
Y llénala de Tu Gloria,
para que crean».

ORACIÓN PARA LA MISIÓN

“GRACIAS, SEÑOR, PORQUE ESTOY AQUÍ, PORQUE HAS PUESTO TUS OJOS EN ESTA MISERIA TAN GRANDE QUE SOY, Y QUIERES ALGO DE MÍ.”

Oración recibida por Isabel el 8 de junio 2018, en la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, estando en oración ante El Sagrario

SALMO EN EL MENSAJE 12

« Lámpara es Tu Palabra para mis pasos » .

Repetidlo de día y de noche y Yo os alumbraré vuestras oscuridades.

JACULATORIA EN EL MENSAJE 15

« Ven Señor Jesús » , « No tardes Señor »

«Que esté en vuestros corazones día y noche».

ORACIÓN A LA SANTÍSIMA TRINIDAD PIDIENDO EL DON DEL ESPÍRITU SANTO

     Oh Divina Luz Inmarcesible, que brillas en los corazones de los que Te albergan en Gracia de Dios. Muéstranos Tu Resplandor, muéstranos Tu Belleza, para que Te alabemos por los siglos de los siglos. Amén.

Muéstranos la Verdad en nuestro caminar, muéstranos la Voluntad de nuestro Dios, para que, haciendo Su Querer en nosotros, Te alabemos por los siglos de los siglos. Amén.

    Oh Divina Luz, que brillas en el horizonte de nuestra eternidad, muéstranos el camino del cielo y acompáñanos en nuestro caminar para que un día, estando Contigo en El Reino de Dios, Te alabemos con los santos por los siglos de los siglos. Amén.

Oh Divina Luz, que enciendes el Amor en nuestro corazón y lo haces semejante al Amor de Dios: enséñanos a obedecer Tus Inspiraciones de Amor, para que, viviendo en el Amor de Dios, Te alabemos por los siglos de los siglos. Amén.

    Oh Señor, que brillas en el cielo con la Luz de todo un Dios, Tercera Persona de la Santísima Trinidad, haz que Te conozcamos y Te amemos para que siempre seamos Tu Templo Santo, y Contigo lleguemos un día a gustar las delicias del cielo junto a Ti, Dios Espíritu Santo, con El Padre y El Hijo, por los siglos de los siglos. Amén.

    Oh Divina Luz, que habitas en el cielo: haznos semejantes a Dios, pues así nos creó, y apártanos del pecado con Tus Santas Inspiraciones y Tus Divinas Mociones de Amor, para que un día seamos felices para siempre en el cielo prometido, por los siglos de los siglos. Amén.

     Oh Jesús, mi Redentor, Te suplico en esta hora que por Tus clavos y Tu Sangre vertida, pidas al Padre para nosotros, hijos tuyos de Tu Redención, seamos dignos de recibir El Don del Espíritu Santo, y así El Padre lo derrame en nosotros. Teniendo Tu Santo Espíritu nos hagas poseedores un día del Reino Eterno. Amén.

Oración recibida por Isabel, estando en oración el día 5 de noviembre de 2018

ORACIÓN DE LA SANGRE DE CRISTO EN EL MENSAJE 54

«Dime:

« Que Tu Sangre me lave, oh mi Buen Jesús, Pastor de mi alma. Que Tu Sangre me limpie de todo mal, oh mi Jesús, mi Buen Pastor. Que Tu Sangre me haga vivir en medio de la muerte del mal que circunda mi vida sin parar, oh mi Buen Jesús, mi dulce Pastor. Que Tu Sangre cubra mi vida entera y empape mi alma, y en ella viva para siempre, para una eternidad, oh mi Buen Jesús, Pastor de mi alma, mi Buen Pastor »

Dímelo en el silencio de tu habitación, y Mi Sangre caerá sobre ti y te limpiará, te hará vivir, te dará la vida eterna, porque en ella encontrarás la Vida; Mi Sangre te salvará».

JACULATORIA EN EL MENSAJE 54

« Oh mi Buen Jesús, mi dulce Pastor, mi Buen Pastor »

«Decid con el corazón y el alma las palabras que os digo, y desead que lleguen a Mi Santo Corazón».

ORACIÓN A LA VIRGEN MARÍA EN EL MENSAJE 59

“Oh María, sin pecado concebida, digna Madre del Redentor, Obra Maestra de la Gracia, hija humildísima del Padre, Reina del cielo, Madre adorada del Redentor, Flor del paraíso, ruega por nosotros”

«Decid en el silencio de vuestro corazón»

JACULATORIA A LA VIRGEN MARÍA EN EL MENSAJE 59

“Ruega por nosotros”

«Decid en vuestro corazón. La intercesión de la Madre de Dios es poderosa ante Dios , y como Buena Madre sabe hablar a su Hijo de las necesidades de tu corazón para tu salvación».

ORACIÓN “OH GLORIOSA CRUZ DE CRISTO”

«Oh Gloriosa Cruz de Cristo, baluarte del enfermo y de todo el que sufre en este caminar.
Oh Gloriosa Cruz del Señor, que, enarbolada entre nosotros, nos muestras el camino de la Eternidad.
Oh Gloriosa Resurrección de Cristo, que saliendo de las profundidades de la muerte haces la Cruz Trono de Gloria y Redención.
Oh baluarte del oprimido y del que sufre, Luz en nuestro caminar, muéstranos la Luz de Cristo, y que Tu Sangre, la que Dios dejó en ti en tus brazos, nos muestre el camino de la Eternidad en la obediencia al Padre».

Oración recibida por Isabel, estando en oración, el día 17 de Mayo de 2019

“EN LA HORA DE MI MUERTE: ¡SÁLVAME, SEÑOR!”

“Señor, acógeme en Tus brazos Misericordiosos: ¡ten piedad y misericordia de mi alma! En la hora de mi muerte: ¡ten piedad de mí! No mires mis pecados, sino el dolor de mi corazón por haberlos cometido y hecho sufrir a ti y a mis hermanos con ellos. En la hora de mi muerte: ¡acoge mi alma y sálvala de las garras del maligno! Llévala contigo al Reino Prometido. Te lo pido, Señor Jesús: ¡ten piedad y misericordia de mí! ¡Sálvame, Señor, sálvame!

Concédeme la Gracia de la Salvación y el arrepentimiento profundo de todos mis pecados. Concédeme servirte fielmente hasta el último hálito de mi vida: concédeme la paz en la hora de mi muerte. Ten piedad de mí, Señor, y concédeme la Gracia de la Salvación.

Por Tu Cruz y Tu muerte, ayúdame, Señor, a dejar este mundo con paz y volar a Ti al Reino Prometido. En esta hora te pido, mi buen Jesús: ¡sálvame, Señor, sálvame!

¡Oh Reina del cielo!, en esta hora te suplico que lleves mis palabras al Santo Corazón de tu Hijo querido, nuestro Señor: y deposítalas en Él con tu mano poderosa en Gracia y Bendición por ser la Madre de Dios.

Ángeles y santos del cielo: guardad mi alma con vuestra protección, para que un día estando en el cielo alabe a Jesucristo mi Señor, por los siglos de los siglos. Amén.

En la hora de mi muerte: ¡sálvame, Señor!”

Oración recibida por Isabel, estando en oración, el día 23 de mayo de 2019

JACULATORIA AL ESPÍRITU SANTO EN EL MENSAJE 60

“Ven Espíritu Santo de Dios, ven”

«Decid en vuestro corazón y desead Su Presencia en vosotros como la vida es deseada por el que ya le falta el aire para respirar. El deseo de Su Presencia, que inunda por dentro y todo lo llena, sin desear nada más, atrae al Dador de la Vida a vosotros. Deseadle con todas vuestras fuerzas y seréis llenos de Él. El Espíritu Santo sea derramado en vuestros corazones, ¡Abba, Padre , Papá, Papaíto!, Yo te lo pido».

«MI CORAZÓN SEA TUYO, SEÑOR, POR SIEMPRE, SEÑOR.»

«Mi corazón sea tuyo, Señor, por siempre, Señor.
No permitas que el enemigo de mi alma entre en él.
Presérvalo de todo mal, ahora y por siempre.
Solo tuyo, Señor, solo tuyo quiero ser.
En la hora de la angustia: asísteme.
En la hora del peligro: auxíliame.
Cuando mis fuerzas se debiliten: socórreme.
No permitas, Señor, que el maligno enemigo entre en él.
Solo tuyo, Señor, solo tuyo quiero ser.»

Esta oración fue recibida por Isabel el día 1 de diciembre de 2019, el mismo día del Mensaje del Señor, pero mucho después, estando en oración hacia las 8 de la tarde. Vinieron a ella las palabras del Mensaje que había recibido de madrugada cuando nos dice esto Jesús:

«Sólo el corazón del hombre está cerrado, por vuestra voluntad, al mal y a las insidias del enemigo, sólo este terreno interior del hombre está cerrado y prohibido para el mal si vosotros no le dejáis que entre, porque el mundo será aplastado por su poder de maldad hasta que llegue el momento en que el Hijo del hombre venga a regir la Tierra, y sea atado con cadenas de las que no podrá soltarse.» (M 66,5)

Y recibió la oración.

 

  El director espiritual de Isabel